20150107_121731_Richtone(HDR)

Me aburrí de Monte Albán

 

Deje de ir a Monte Albán porque ya había ido muchas veces, demasiadas desde muy niña. Fuimos cada vez que llevábamos a un invitado a Oaxaca. Paseamos a todas las personas que emocionadas preguntaban por Monte Albán . Hasta que dejé de hacerlo, hace mucho tiempo cuando me aburrí y no regresé.

 

Me encanta Oaxaca y me encanta que la gente que conozco visite Oaxaca. Poco a poco sin intención fui construyendo un mail de recomendaciones que se iba ampliando, reajustando y editando cada vez que alguien lo necesitaba. Ubiqué la necesidad de dirigir a estas personas a lugares más nuevos, focos de cultura que no recibían la misma atención como lugares ya tan hablados de Oaxaca (Monte Albán , Mitla, Hierve el Agua , el Convento de Santo Domingo o el Árbol del Tule). Enfoqué mis recomendaciones en lugares de comer y en centros culturales, en curiosidades arquitectónicas de la ciudad, pensando que ya los otros lugares que me parecen espectaculares tienen la difusión necesaria para que cualquier turista llegue a ellos. Oaxaca es una ciudad que se puede visitar en varias ocasiones, que se necesita visitar en varias ocasiones  y que te deja enamorado. Así fue que empecé a dar recomendaciones a gente que ya había tenido uno o varios acercamientos a Oaxaca y que ya había recorrido esos lugares emblemáticos. Empecé a recibir invitados y tener la oportunidad de pasearlos sin regresar a Monte Albán, porque ellos ya la conocían, porque yo ya la conocía de muchas veces.

 

Hace poco regresé a Monte Albán. Una buena amiga solo tenía dos días para mostrarle Oaxaca  a su amigo francés. Así que hice una selección mental de los lugares que lo dejarían con ganas de regresar muchas veces. Tenía que ser selectiva y precisa. Confiaba que cualquier cosa que viera lo asombraría pero sabía también irían a Chiapas y visitarían Palenque. Tenemos que ir a Monte Albán propuse, yo los llevo, pero tendremos que ir temprano sin mucho sol ni mucha gente y tendremos que caminar rápido para no pasar mucho tiempo allí.

 20150107_120128

Con determinación de asombrarlo, me encontré yo asombrada. Monte Albán siempre cambia, en las estaciones, en su flora y en sus cielos. A veces es verde y a veces amarillo. Que hermoso es, subamos todas las escaleras, paremos a la sombra de este árbol. Tomémonos nuestro tiempo. Admiremos.

 

Tantas historias que he escuchado de maestros zen. Todo cambia, nada es lo mismo. Pero nunca me di cuenta que todo cambia en las formas más sutiles. Uno piensa en el cambio como blanco y negro, o como la noche y el día. Nyogen, mi maestro zen, me dijo un día: “No fijes la imagen de nadie ni nada, tu misma no eres la misma que fuiste ayer: células  tuyas murieron y se regeneraron otras. La persona que te lastimo ayer  es otra  hoy, dale espacio al cambio.” Poco a poco voy aplicando estas enseñanzas en lo más cotidiano de mi vida. En la apreciación de momentos, lugares y personas que me son tan familiares. A pesar de que hoy en día vivimos con ganas de estímulos nuevos, de buscar entretenimiento, de conocer cosas y gente nueva, vivimos inconformes, odiamos aburrirnos y buscamos afuera soluciones. El aburrimiento nos provoca ansiedad y creemos que debemos solucionarlo.

 

Qué  triste y fácil es aburrirnos de lo que conocemos. Qué fácil es pensar que no hay algo nuevo que ver en lo que ya hemos visto. Qué fácil es perder nuestra capacidad de asombro.

 

El aburrimiento es una gran herramienta para la apreciación de nuestras vidas, no permitamos que nos empuje a hacer actividades innecesarias o a automatizar actividades comunes. Necesitamos una mente no discriminatoria abierta al asombro. Si vivimos el presente y observamos nos daremos cuenta de las maravillas que están enfrente de nuestras narices. Pema Chödrön nos recomienda en su libro “When Things fall apart” observar esas sensaciones que nos incomodan como el aburrimiento. Dar espacio, observar, no tratar de llenar el vacío y soledad que sentimos.

 

Usually we regard loneliness as an enemy. Heartache is not something we choose to invite in. It is restless and pregnant and hot with Desire to escape and find something or someone to keep us company” Pema Chödrön, When things fall apart.

 Así observando, en esta última visita a Oaxaca redescubrí sus cielos y me asombré de ellos. No puedo recordar cuando dejé de apreciarlos pero me prometí que intentaré estar más despierta y presente en mi vida.

 

20150107_115713

 

Leave A Comment