no que muy yogui

¿No qué muy budista y yogui?

 

 

Llevo 6 años meditando y haciendo yoga, y si, aún me convierto en un monstruo de vez en cuando.  A mis amigos y a mi familia a veces les gusta burlarse de mi diciendo: ¿ no qué muy yogui? Pero hay ciertas personas que más que quererse reír un ratito emiten un juicio muy duro contra las personas que meditamos y/o hacemos yoga. Esta afirmación es el golpe más bajo que te pueden hacer si estas involucrado en alguna practica para mejorar. Inviertes horas, dinero, tiempo y si, aún así explotas, aún así lastimas gente. No te frustres quiero compartir algunos aspectos para demostrar que estas practicas si te están cambiando, permitiendo que conserves tu personalidad e incluso tu irreverencia. No nos volvemos seres con alas y si hacemos algo al respecto cuándo nos equivocamos.

 

 

1.     No somos quienes creemos que somos pero de alguna manera nuestra esencia siempre ha estado ahí. 

Durante nuestra vida nos creamos una idea de quienes y como somos. Soy escandalosa, enojona, chistosa, voluble, paciente, intolerante , me gusta esto pero no me gusta aquello. Debemos soltar todo lo que creemos  para conocernos. Hay versiones de nosotros que hemos construido para ocultar inestabilidad, debilidades, miedos e inseguridades.  Mi querido maestro de India Viswanatha Mysore Sivaram, conocido de cariño como Masterji por sus alumnos, me dio una lección muy bonita en cuánto a este aprendizaje.  Un día después de la práctica de âsanas me dijo: “Yo tenía un alumno como tu, su padre lo trajo hasta mi pidiéndome que hiciera algo ya que reía demasiado y sin control. Lo hice. El nunca más volvió a reír.” En ese momento recuerdo haberme molestado un poco con mi querido Masterji. ¿En serio me decía que mejoraría si  no riera tanto?  Es verdad que yo sabía que a la gente a veces irritaba mi risa pero , MI RISA es una de las cualidades que más definen mi personalidad. Es MI RISA , escandalosa y divertida. Con el tiempo mis cuerpo se estabilizo y si, dejé de reír tal cual lo había pronosticado Masterji. Deje de reír para ocultar mis inseguridades , deje de reír cuándo NO era necesario y empecé a darme cuenta. Y seguí riendo fuerte , escandalosamente cuándo la ocasión lo ameritaba y la gente aún sigue reconociéndome en mi risa. Sí  puede haber una esencia de nosotros en lo que creemos que somos; el yoga y la meditación nos ayudan a traerla a la superficie. Como puliendo diamantes en bruto para obtener un producto mejor pero no del todo diferente.

 
 

2.     Tenemos opiniones y posturas.  

La mejor postura no es opinar igual que todos, aunque todos seamos yoguis y meditadores. Hasta hace poco tiempo en mi red de conocidos  encontraba las mismas opiniones de temas bastante difíciles como la religión y la política.  Pero esto cambió cuándo me mude a Panamá  y me empecé a enfrentar con opiniones realmente opuesta a las mías.  Para mi Dios esta en toda la creación , esta en mi. Pero Dios para muchos es una entidad definida y con nombre.  Cada explicación en cada conversación puede llevarte directo a enojar a alguien . Simplemente expresándola porque no es lo misma. Empecé a creer que debería dejar de opinar e incluso ocultar lo que pensaba respecto a algunas cosas.  Hoy estoy firmemente segura que no debe ser así. Opinar diferente no es lastimar. Hay personas que no lo entenderán pero hay también quienes te respetarán y con quienes podrás entablar conversaciones hermosas y enriquecedoras. Les parecerá extraño pero incluso con las personas con las que encuentras más parecido encontrarás diferencias. Yo por ejemplo no soy vegetariana como mi esposo y nuestros amigos yoguis.

 Así que construye tus opiniones y posturas con lo que vayas aprendiendo en tu practica y extérnalas , mientras lo hagas sin afán de lastimar a alguien. Poco a poco sigo aprendiendo esto. Me gustaría ser más libre como mi amigo Fernando Arizpe, que constantemente nos hace reír con sus opiniones y posturas expresadas de una manera muy singular. Hay veces que no las comparto pero me hace tan feliz que alguien pueda expresarse así:  sin tener miedo de herir susceptibilidades.

  

3.      No te salen alas y no te vuelves un ser extraordinario

Ser un yogui o meditador no te convierte necesariamente en una persona  con voz calmada y personalidad totalmente ecuánime que sabe exactamente que significa todo y qué tiene la capacidad de autocontrolarse y que nada le molesta, que siempre es feliz. Qué se viste de blanco, es vegetariano y ama a todos los seres vivientes, incluso los intolerables mosquitos y chitras. 

 En el yoga y la meditación aprendemos a conocernos , despertamos y nos completamos . La gran maravilla de nuestra vida esta enfrente de nosotros . Esta en nosotros y viene en todo tipo de paquetes. Puedes ser darks, empresario, ama de casa, godinez. Esto va también para que no subestimemos a ningún maestro. Mis mejores maestros no se pararon de manos enfrente de mi, o entraron en Samadhi para demostrarme un punto. Si los hubiera visto en la calle no hubiera creído que fueran yoguis/meditadores en el sentido del estereotipo que se ha generado en torno a ellos. Pero de ellos he obtenido las mejores enseñanzas.

 

 

4.     No te autodecepciones ,  Sin excusas y Toma Responsabilidad.

Tres hermosas enseñanzas de Maezumi Roshi. El maestro del maestro de mi maestra . Mi bisabuelo Zen. Así que si alguien aprieta nuestros botones y nos convertimos en locos , ¿Entonces cuál es la diferencia? . 1) No te autodecepciones, la crítica más dura es la propia , y la culpa es nuestro peor enemigo. Sigue practicando . No dejes de meditar , no dejes tu clase de yoga . La culpa inmoviliza y no te permite actuar y pensar. No te sirve. Confia en tu práctica , ésta te permitirá encontrar la forma de resarcir el error empezando contigo mismo. 2) Sin excusas,  y es verdad, encontrarás muchas cosas para justificarte:  fui atacado, no tuve  otra opción. Toma el control de tu vida y ….3) Toma responsabilidad,  pedir perdón lo antes posible. En el momento que te des cuenta, una hora , un día , o un año, pide perdón y haz un plan de ataque para contrarestar el daño que hiciste. Hacer algo al respecto y darnos cuenta es lo que nos diferencia como yoguis y meditadores.

 

 

 

¿No qué muy Yogui o Budista?

Recuerda las tres amuniciones de Maezumi y continua tu práctica , No te autodecepciones, No te excuses y Responsabilizate. Acéptate y sigue practicando.

 

 

 

Comments
9 Responses to “¿No qué muy budista y yogui?”
  1. camille says:

    Amiga queirda, sus palabras realmente son encantadoras y reflexiona lo que muchas personas incluso yo tengo percorrido esos anos. Seguir adelante y poco a poco conocer a uno mismo, meditando y practicando yoga! besos

  2. pawichiz says:

    Arikuki que bonito lo que escribes, que profundo y qué sincero. Como tu risa: auténtica como toda tú. Eres única y esa es tu cualidad más grande. ¿Y tu fortaleza? El querer crecer cada dia disfrutando las cosas cotidianas de la vida. Me has enseñado mucho! Que suerte la mia de toparte en Panamá.

    • arikuki says:

      Pawichiz !!! que suerte la mía toparte en Panamá y gracias a Carolina Bocardo por eso. Gracias por incluirnos en tu vida . En verdad soy afortunada

  3. Fernando Arizpe says:

    Me encantó recordar la anécdota de Masterji.

    Te comparto una anécdota entorno a lo que comentas de mí y precisamente se ajsuta al título de tu artículo:

    En una ocación, durante una reunión con gente afin al yoga, mi “personaje” (porque como dices, los creamos para tapar nuestras inseguridades) se me salió de control con mis opiniones sin temor a herir susceptibilidades. Y para mi BUEN karma fue con alguien que me gustaba mucho y quería quedar bien, sin embargo todo salió completamente contrario a lo que deseaba. La persona ofendida y muy molesta se acercó y con una voz tan filosa como una daga en el corazón me dijo: “¿no que muy yogui? ¿dónde dejaste ahimsa? Porque lo que estas haciendo es violencia con tus palabras”.

    He ahí, mi BUEN karma. Me pude dar cuenta que si estaba lastimándo a alguien a quien podría tener cierta simpatía, cómo estaría ofendiendo al resto de las personas que me importaban un comino.

    Hace poco tuve un sueño donde muy angustiado estaba en un salón de clase y todos a mi alrededor me miraban. La maestra me pedía que me saliera del salón porque había dicho algo con bastante humor negro. No entendía por qué la gente lo tomaba mal. Entonces, me atrevía a preguntar en voz alta: “A ver, todos aquellos que se han sentido ofendidos por mis comentarios levanten la mano”. Me desperte aterrado al ver todas las manos levantadas.

    Lo que he aprendido y estoy trabajando actulmente, es que, efectivamente, es válido tener opinión sobre algo o alguien. Sin embargo, si nadie pide tu opinión, nadie quiere oírla y adentro no hace daño a nadie. Constantemente me estoy recordando los preceptos budistas de “no hablar por hablar” y “no hablar de los errores de los demás”. Ahí mi talón de Aquiles que me mantiene dormido dentro del samsara.

    Espero que, así como tú, dejaste de reir por todo, pero aceptas esa icónica risa que te caracteriza y nos encanta a todos, algún día yo pueda seguir entreteniéndolos con mis requeridas opiniones sin ofender a nadie.

    Muchas gracias por estar compartiendo el camino conmigo, Ari. Te quiero mucho.

    • arikuki says:

      Fernando Arizpe , me quieres hacer llorar o qué ?? jajajaja yo te quiero un montón , eres totalmente mi compañero del camino. Todo comenzó en un lejano lugar llamado Satélite.

  4. Clara Luz says:

    Excelente articulo, en verdad eso pasa cuando nos dedicamos a entrenar la mente y el cuerpo, sin embargo lo más impoortante practicar la compasión infinita para poder lidiar este tipo de comentarios. OM ManI padme Hung

  5. maria says:

    Hola. asi es estamos en el acamino, te escribo desde el df, e smuy cierto lo que comentas, que pronto despertemos y seamos de beneficio un fuerte abrazo .

  6. Lore says:

    Maestra Ari 2 palabras para tu post: 1.) BRAVO!!! y 2.)GRACIAS!!! :)

Leave A Comment